NOTICIAS

Featured image

Charly García volvió a llenar el Gran Rex

Charly García volvió a llenar el Gran Rex


Charly García volvió a llenar el Teatro Gran Rex con su "Torre de Tesla" en un recital que duró alrededor de 45 minutos, y luego de un parate en el que el público esperó preocupado temiendo problemas en su salud, el músico volvió a escena para interpretar tres canciones más.

Como pasó en cada una de sus anteriores presentaciones, Charly estuvo acompañado de su banda, formada por el tecladista El Zorrito Quintiero, la cantante Rosario Ortega, y los chilenos Kiuge Hayashida, en guitarra, el bajista Carlos González y el baterista Antonio "Toño" Silva.

El recital empezó con “De mí” y un set que incluyó “La máquina de ser feliz”, “Otro” y “Cerca de la revolución”, piezas de diferentes épocas que se ganaron el derecho a ser revisitadas. 
En cuerda rebelde y socarrona bramó “el único que queda soy yo”, entonó “King Kong”, presentó “el primer videoclip de ‘Random’, quizás el último” referido al bello Lluvia y retomó la palabra para preguntar “¿me pusieron whisky acá?” y enseguida remató: “Si Keith Richards no murió, yo tampoco”.

Otra eficaz seguidilla se construyó con “No importa”, el magnífico entramado al servicio de “Rock & roll yo”, “Parte de la religión”, “No llores por mi, Argentina”, canción a la que le cambió por un momento la letra para cantar “me voy para el Uruguay” y el homenaje a Mercedes Sosa con “Cuchillos”.

Pero finalizando aquel tema originalmente registrado en “Say No More” (1996), Charly le pidió ayuda a Rosario y abandonó la escena mientras el telón se corría rápidamente. La tensa espera duró más de lo deseado pero tuvo un buen final: “El día que apagaron la luz”, “Asesiname” y “Canción de dos por tres”, completaron un recorrido posible entre una obra de poderosa vigencia y un cuerpo al que le cuesta mucho encarnarla.


Escuchar Ahora

#UNO10ZRADIO

Uno diez radio

Featured image